Hace unos años ni sabíamos en estas latitudes lo que eran las semillas de cáñamo (nos sonaban a estupefaciente, vamos), y ahora no faltan en muchos de nuestros desayunos, ensaladas, cremas, leches vegetales... Son versátiles, deliciosas 😋 y muy nutritivas.

Me gusta añadirlas en mis smoothies porque son una buena fuente de grasas saludables y además aportan cremosidad. 

Base:

  • 1 taza de arándanos congelados
  • 1 taza de brócoli congelado
  • 1/2 plátano
  • 1 cucharada de colágeno
  • 1 cucharada de maca
  • 1 cucharada de semillas de lino
  • 1 cucharada de semillas de cáñamo
  • agua

Arriba: arándanos, leche de coco, nibs de cacao, chía y cáñamo.

¡Feliz jueves!