Este brownie se engancha a los dientes, a los dedos y al alma. Ash, la consistencia perfecta.

Ingredientes

  • 1 taza de harina de trigo sarraceno. Si lo prefieres también puedes utilizar harina de quinoa o de arroz
  • ¾ de taza de aceite de coco
  • 1 taza de azúcar de coco
  • ½ taza de trozos de chocolate o pasta de cacao
  • 3 huevos
  • 2/3 de taza de cacao en polvo
  • ¼ de cucharadita de sal
  • ¼ de cucharadita de bicarbonato
  • ¼ de cucharadita de vainilla en polvo

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 175 º C.
  2. Derrite el aceite de coco en un cazo con el fuego al mínimo, a no ser que sea verano y esté ya derretido a temperatura ambiente.
  3. Mezcla la harina de trigo sarraceno, el cacao en polvo, la sal, el bicarbonato y la vainilla en polvo en un bol.
  4. En otro bol, añade el aceite de coco derretido y el azúcar de coco. Mezcla bien para que se combinen, se formará una especie de caramelo arenoso.
  5. Añade entonces los huevos, uno a uno, y remueve bien para que se integren.
  6. Combina ahora los ingredientes húmedos con los secos y mezcla bien haciendo movimientos envolventes con una espátula. La masa resultante será muy espesa y con un intenso color a cacao.
  7. Añade por último el chocolate troceado y repártelo bien. Si quieres puedes añadir también unas nueces troceadas, avellanas o el fruto seco que prefieras.
  8. Vierte la mezcla en un molde rectangular o cuadrado, engrasado o recubierto con papel de hornear. Repártela bien con la espátula y alisa un poco la parte superior para que quede uniforme.
  9. Hornea durante unos 18-20 minutos a 175 º C. Si pinchas un palito debería salir más o menos limpio, pero no del todo.
  10. Deja enfriar y dissssfrrruta.

La harina de trigo sarraceno, el aceite de coco y el azúcar de coco son de NaturGreen. Por arriba he espolvoreado unas semillas de cáñamo, también de NaturGreen.