Nada como una granola crujiente con fruta y yogur para empezar bien el día.

Ingredientes

  • 2 tazas de coco rallado
  • 1 taza de coco en copos
  • 2 tazas de copos de trigo sarraceno
  • ½ taza de pipas de girasol
  • ½ taza de pipas de calabaza
  • ½ taza de nibs de cacao
  • ½ taza de ghee o aceite de coco (yo he usado ghee de cabra de Indiaveda)
  • ¼ taza de semillas de lino
  • ¼ taza de semillas de cáñamo
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • ½ cucharadita de vainilla
  • 2 cucharadas de azúcar de coco/xylitol o el edulcorante que quieras (esto es opcional, yo no se lo pongo, soy así de dura)


Añade todos los ingredientes excepto los nibs y las semillas de lino y cáñamo en una sartén grande a fuego lento donde previamente hayas derretido el ghee o aceite de coco, y remueve con frecuencia durante unos 15 minutos hasta que esté tostadita. Añade los nibs cuando apagues el fuego y las semillas de lino y cáñano cuando la granola ya esté fría.

Te saldrá una cantidad enorme pero se conserva perfectamente crujiente durante semanas en un tarro hermético de cristal.

En el bol: manzana, melón cantaloupe, arándanos, yogur casero de leche de coco, granola casera, sésamo molido y polen.

¡Feliz día!