Puedes añadir un montón de espinacas a tu smoothie sin que apenas se note el sabor, ¡pero no te emociones tanto si vas a utilizar kale porque el sabor es mucho más intenso!

Yo añado 1 ó 2 hojas grandes, y lo mezclo con frutas dulces como el plátano y semillas cremosas como las de cáñamo. Y ya que la mezcla va a ser verde, ¿por qué no añadir unas algas? Confiad en la fuerza neutralizadora del plátano... 😂

Base:

  • 1 hoja grande kale
  • 1 plátano
  • 1 taza de coliflor congelada
  • 1 cucharada de coco rallado
  • 1 cucharada de semillas de cáñamo
  • 1 cucharadita de mezcla de hierba de trigo, espirulina y chlorella
  • 1 cucharada de colágeno
  • agua

Arriba: ciruela, coco, nibs de cacao y semillas de cáñamo.

¡Feliz viernes! 😎