A veces tengo antojos cromáticos: me apetece un color más que un sabor. Entonces elijo los ingredientes en función de ese color. Está claro que algunos funcionan bien con todo y otros le darán al smoothie un tono más que dudoso. 🙈

En este caso me ha quedado un rosa precioso, fiel a las frambuesas y el açaí que contiene.

Base:

  • 1 taza de frambuesas congeladas
  • 1 taza de coliflor congelada
  • 1/2 plátano
  • 1 cucharada de açaí
  • 1 cucharada de semillas de cáñamo
  • 1 cucharada de colágeno
  • agua

Arriba: fresas y arándanos congelados, nibs de cacao, hibisco y pudding de leche de coco casera y chía.