Durante años pensé que no me gustaba el coco. Lo que no me gustaba en realidad era el aroma artificial a coco que añaden a yogures, repostería, cosméticos y demás. ¡Además la fruta en sí tenía una fama terrible! 

El coco de verdad, ya sea en aceite, manteca, rallado o al natural es delicioso y muy saludable. Por eso me gusta añadir coco rallado orgánico a mis smoothies: al mezclarlo con el agua es como si hubiera añadido leche de coco, lo que hace que el smoothie sea más cremoso y saciante, con una aporte de grasas saludables perfectas para mí y para el bebé que estoy fabricando (¡21 semanas ya!) 😱

10 minutos · 1 persona

Base:
  • 1 manzana
  • ½ plátano
  • 1 taza de coliflor cruda y congelada
  • 1 cucharada de colágeno
  • 1 cucharada de coco rallado
  • 1 cucharadita de espirulina
  • agua
Arriba:
  • granola casera
  • chocolate

¡Feliz día! 😘