¿Un sorbito, alguien?

Base:

  • 1 taza de frutas del bosque congeladas
  • 1 taza de calabacín congelado
  • 1 cucharada de semillas de cáñamo
  • 1 cucharada de colágeno (opcional)
  • 1 cucharada de almidón de patata
  • 1 cucharada de cáscara de psyllium
  • agua (en este caso un poquito más para que la mezcla fuera más líquida y no tuviera que dejarme los pulmones sorbiendo por la pajita de cristal)

Arriba: pudding de chía con leche de coco y arándanos.

La cáscara de psyllium (psyllium husk) es una fibra soluble que, entre otros beneficios, parece contribuir a que el almidón resistente viaje más lejos en su recorrido a lo largo del intestino grueso, alimentando así a más baterias e incrementando la producción de butirato.

"El butirato es la fuente de energía preferida de las células que recubren el colon, al tiempo que desempeña una serie de funciones que aumentan el metabolismo, disminuyen la inflamación y mejoran la resistencia al estrés." (Chris Kresser).

A mí me sienta estupendamente. ¡Feliz sábado!