Leche de cáñamo casera, lista para tomar tal cual o para añadir a tus smoothies. Sabe a pipas.

Ingredientes: ½ taza de semillas de cáñamo y 4 tazas de agua.

Tritura durante 1 minuto. Puedes colarla con un colador de tela o una bolsa para leches vegetales o dejarla así (yo no la cuelo).