A veces se alinean los astros y aciertas la proporción perfecta de sólido y líquido que dará como resultado un smoothie de textura cremosa. 

A mí me funciona poner muy poca agua o leche vegetal al principio e ir añadiendo a medida que la mezcla lo necesita (bendito agujero en la tapa de la batidora).

También hay alimentos que ayudan, como el coco y sus derivados (leche, aceite, copos), el aguacate, las semillas o los frutos secos. Además es importante añadir siempre una fuente de grasas saludables a los smoothies para hacerlos más saciantes y aprovechar al máximo el potencial de las vitaminas liposolubles (entre muchos otros beneficios, como darte un pelazo 👸 y tener la piel radiante).

Aquí tenéis la combinación de hoy, 😎 ¡feliz viernes! 

Base:

  • 1 remolacha fresca
  • 1 pera
  • 1 taza de coliflor congelada
  • 1 cucharada de harina de plátano
  • 1 cucharada de psyllium
  • 1 cucharada de maca
  • 1 cucharada de colágeno
  • 1 cucharada de semillas de lino
  • 1 cucharada de semillas de cáñamo
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • agua