¡Buenos días!

Aquí tenéis la mezcla de hoy, un tanto atípica quizá, pero deliciosa igualmente. Puesto que el calabacín congelado no aporta apenas sabor, este smoothie sabe a melón y ciruelas claudias, con el plus de cremosidad del cáñamo. ¡Rico! 😋

Base:

  • 2 tazas de calabacín congelado
  • 1 taza de melón
  • 3 ciruelas claudias
  • 1 cda de semillas de cáñamo
  • 1 cda de colágeno
  • 1 cda de psyllium
  • agua

Arriba: manzana, semillas de chía, trigo sarraceno activado, pipas de calabaza y menta fresca.

¡Feliz día! 😘