Hasta hace un par de años yo pensaba que el coco era el mismísimo Satán hecho fruta. 💀

No fue hasta que empecé a leer sobre alimentación paleo que descubrí sus fantásticas propiedades y lo incorporé alegremente a mi alimentación y neceser, sobre todo en forma de aceite. Porque lo mismo lo añado a un smoothie (como este de hoy) que me embadurno de pies a cabeza. 😆

Base:

  • 1 taza de coliflor congelada
  • 1 taza de frambuesas congeladas
  • 1 cucharada de colágeno
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • agua

Arriba: higo, arándanos, coco, semillas de chía, semillas de cáñamo, pipas de calabaza y polen.

¡Feliz sábado!