Lo bueno de no poner demasiados adornos navideños en casa es que pasan algo más desapercibidos, incluso si es día 17 de enero y siguen ahí. 

A lo que iba: pasada la locura navideña, Albert y yo hemos hecho balance de nuestro 2017 a nivel personal y profesional, que está todo bastante enredado en esta casa.

Conclusión: somos la bomba en patinete y damos gracias al universo por todas las cosas fantásticas que han ocurrido y hemos hecho ocurrir durante el pasado año, la principal claro, ser padres y seguir de una pieza 5 meses y medio después.

También hemos puesto por escrito algunos objetivos para el 2018. Son pocos y razonables, nada de 'ir al gimnasio o aprender francés'. Son más bien pensamientos que nos ayudan a centrarnos cuando estamos en mayo y ya no sabemos por dónde nos vienen. Incluso si llegado mayo los adornos navideños siguieran ahí.

En la taza: elixir de matcha y rosa mosqueta con manteca de coco.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de matcha
  •  1 cucharadita de rosa mosqueta
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 1 cucharada de manteca de coco
  • 1 cucharada de colágeno
  • 1 taza de agua caliente

Bate todos los ingredientes para que quede bien espumoso.