Prebiótica, rica en vitaminas y minerales, con un buen perfil lipídico y un sabor delicioso.

Yo la hago con chufas y agua, nada más. 

Los edulcorantes naturales, por aptos que sean (miel, azúcar de coco, etc) son para mí una excepción reservada para algunas recetas que preparo ocasionalmente. Lo mejor es acostumbrarse al sabor real de la comida. Os lo dice una que estuvo enganchadita a la estevia natural. 

Al principio cuesta, pero recuperarás tu paladar. 💪