Pan de trigo sarraceno


lunes, 13 de marzo de 2017

¡Pan de trigo sarraceno! De dos en dos, que la semana es muy larga. 

El de la izquierda lleva además tomates deshidratados, aceitunas negras y orégano, con pipas de calabaza y girasol por encima; y el de la derecha sobrasada, con semillas de sésamo por encima.

La receta no es complicada pero sí requiere de cierta planificación, porque hay que remojar el grano durante una noche y después dejar fermentar la masa durante un día. Merece la pena, ¡de verdad!

1 noche en remojo · 1 día en reposo · 40 minutos de horno · 1 pan grande

Ingredientes:
  • 2 tazas (375 g) de trigo sarraceno entero (¡Importante! El grano entero, no harina
  • 1 taza (235 ml) de agua
  • 1 cucharadita (5 g) de sal
  • 45 g de semillas de sésamo (opcional, aunque es una forma genial de añadir un plus de calcio).

Instrucciones:

  1. Lava el trigo sarraceno con la ayuda de un colador.
  2. Colócalo en un bol grande y cubre con agua. Déjalo en remojo durante toda la noche.
  3. Al día siguiente, escurre el trigo sarraceno pero no lo enjuagues. Esa substancia pegajosa que lo envuelve es buena para la mezcla.
  4. Pon el trigo sarraceno en la batidora o procesador de alimentos y añade los 235 ml de agua, el sésamo y sal. Bate hasta que se mezcle el trigo sarraceno con el agua. No es preciso que quede exesivamente triturado.
  5. Vierte la mezcla de nuevo en un bol, cubre con un paño de cocina y deja reposar durante 24 horas a temperatura ambiente. En este punto puedes añadir algunas semillas de girasol y calabaza e integrarlas en la mezcla con una cuchara de madera.
  6. Pasadas las 24 horas, calienta el horno a 215 °C y vierte la masa en un molde. Si es de silicona no hace falta engrasarlo.
  7. Si quieres añadir sobrasada, aceitunas, tomates deshidratados o cualquier otro ingrediente que no te parezca buena idea dejar fermentando durante 24 horas, hazlo ahora.
  8. También puedes añadir ahora por encima las semillas que prefieras: pipas de girasol, semillas de sésamo, lino, amapola, chía...
  9. Colócalo en el horno, en la rejilla central, y hornea durante 40 minutos (dependerà del horno, podrían ser 45 minutos). Los bordes deben quedar ligeramente dorados. El centro será lo último en estar listo, así que si ves un lugar húmedo allí, no ha terminado de hornear.
  10. Sácalo del horno y cuando puedas, desmolda sin escaldarte los dedos. Deja enfriar completamente. Lo ideal es sobre una rejilla para que no se humedezca.
  11. Este pan se mantiene durante 3-5 días a temperatura ambiente. Si el pan está menos cocido quedará más húmedo y no durará tanto. Mejor guárdalo en la nevera. En ese caso puede durar hasta una semana.

Una vez frío lo conservo en la nevera y cada vez que quiero comer un trozo, caliento la rebanada en una sartén con un poco de ghee. Buenísimo...


¡Hola!

Mi nombre es Laura y vivo en El Masnou, un pueblo de playa cerca de Barcelona.

Smoothies de Cuchara

Mi primera batidora americana me la regalaron mis compañeros de trabajo en mi último día. Empezaba ahí una aventura vital y laboral junto... Seguir leyendo

INSTAGRAM @SMOOTHIESDECUCHARA

Etiquetas

¡Subscríbete!



© Laura García · Todos los derechos reservados