El arroz, una vez cocinado y refrigerado, es una fuente excelente de almidón resistente, un tipo de almidón que no se digiere en el estómago o el intestino delgado, sino que llega intacto al intestino grueso, donde nuestras bacterias se alimentan de él (efecto prebiótico).

Puedes calentarlo ligeramente si lo vas a consumir como acompañamiento en una comida, pero también puedes utilizarlo en frío, para preparar leche de arroz, añadirlo a un smoothie o hacerte un potingue como éste:

Ingredientes:

  • 1/2 taza de arroz (cocido y refrigerado)
  • 1 cucharada de cacao
  • 1 cucharadita de chaga
  • 1 cucharadita de maca
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • agua

¡Feliz día!