El kefir casero de agua de coco ha sido sin duda nuestra bebida favorita del verano, y lo seguirá siendo seguro durante el invierno. 

El kefir de agua es una fantástica bebida probiótica cargadita de bacterias beneficiosas para nuestro sistema digestivo. Si además lo preparas con agua de coco le estarás añadiendo las increíbles propiedades de esta bebida natural. ¡Y encima está riquísimo! Tiene burbujitas. ;)

Mi cultivo inicial de kefir lo compré en una tienda online que se llama Kefiralia. Sí, todo el mundo dice que el kefir se regala y blablabla, pero yo no conocía a nadie que tuviera granos de kefir de agua, solo de leche (no, los granos de kefir de leche no sirven para preparar kefir de agua, se trata de un cultivo distinto). La verdad es que me llegaron muy bien empaquetaditos y con instrucciones detalladas sobre cómo preparar la bebida, así que si no conoces a nadie que te pueda regalar un cultivo inicial, esta tienda es una buena opción.

Los granos de kefir de agua se alimentan de azúcar de caña (50 gramos por medio litro de agua). También conviene añadir al agua un dátil y de vez en cuando una pizca de sal marina, para aportarle minerales extra. ¡Importante! La miel es antibacteriana y acabará con ellos, así que no es una buena idea.

En casa no consumimos azúcar, pero es posible preparar kefir con agua de coco, tan solo hay que darle al cultivo agua con azúcar de vez en cuando para reforzarlo.

Esto es lo que yo hago (partiendo de unos granos alimentados en agua con azúcar):

  • Vierto los granos sobre un colador de plástico (¡importante! Los granos no deberían entrar en contacto nunca con un objeto metal, ni colador, ni cuchara ni nada. Utiliza cristal, plástico o madera).
  • Los enjuago con agua mineral, nunca del grifo (¡importante!).
  • Los pongo en un tarro de cristal limpio y añado agua mineral.
  • Los dejo así durante 1 día a temperatura ambiente (en pleno verano mejor en la nevera). Con esto consigo que el cultivo termine de consumir el azúcar de caña que pudiera quedarle. 
  • Al día siguiente los vuelvo a colar (verás que incluso están más blanquitos), los pongo de nuevo en un bote de cristal y añado agua de coco. La proporción dependerá de la cantidad de granos que tengas (se van multiplicando). Cuando yo tengo muchos los cambio de bote. Suelo poner 1/4 de la capacidad del tarro con granos y el resto con agua de coco.
  • Coloca una servilleta de tela o papel sobre el tarro y sujétala con una goma (a modo de tapa). ¡Es hora de comer! 

Según la temperatura ambiente, el kefir de agua de coco tardará más o menos tiempo en estar listo. Lo puedes ir probando, si el cultivo está activo verás que el agua está cada vez menos dulce (porque el 'bicho' se está alimentando del azúcar que contiene de forma natural el agua de coco) y empiezan a aparecer burbujitas. Aproximadamente, a mí me gusta el kefir que resulta de:

  • Verano: 8-10 horas
  • Invierno: 1 día y medio o 2 días
  • Primavera y otoño: 1 día de fermentación

Una vez la bebida está a tu gusto, separa los granos del líquido y vuelve a empezar el proceso, ya sea de nuevo con agua de coco o con agua con azúcar.

Guarda el kefir (sin los granos) en la nevera en un tarro con tapa y consúmelo en 1 o 2 días. A pesar de estar en la nevera y no tener ya los granos, verás que aparecen mini granitos y que la bebida sigue haciéndose más fuerte.

Hay quien en este punto añade zumo de fruta para hacer una segunda fermentación en la nevera. Yo personalmente prefiero el kefir de agua de coco tal cual, con un par de cubitos de hielo y una rodaja de limón.